Farandula y Noticias: 26-ago-2010
jueves, 26 de agosto de 2010

Fotos Alessandra Cerna

Alessandra Cerna lleva en sus venas sangre brasileña y peruana. Acude al gimnasio para trabajar aún más su escultural figura. Esta bella chica estudia administración turística, y es modelo y aficionada al deporte.

“Siempre fui la más popular. Cuando estaba en quinto de secundaria, los chicos de otros años se volvían locos. Tenía mi club de fans, me perseguían y me tomaban fotos. También había niñas que me mandaban cartas muy lindas. Me veían como una hermana mayor”, dijo a Fausto.

Alessandra busca en los hombres, sobre todo, inteligencia. Además, confiesa que todas las noches se acuesta a las 10 o 10:30. “Me cuido de descansar, de dormir bien; no soy de salir ni de tomar tampoco”, añadió.








Consejos de Vujicic en Chile 2010

El australiano, nacido sin brazos ni piernas, dió una concurrida charla en Casa Piedra, donde compartió su experiencia y dio esperanza a los oyentes. “Si no tienes un milagro en tu vida, puedes ser el milagro para alguien más”, dijo.

“Si ustedes me hubieran dicho, cuando yo era un niño, que yo iba a ser un orador que viaja por el mundo, sin manos y sin piernas e iba a ser una inspiración del amor, no lo hubiera creído. Pero sucedió”. Pocos hubieran imaginado que a pesar de los evidentes obstáculos físicos que han acompañado a Nick Vujicic en sus 27 años de vida, hoy podría enfrentarse a millones de personas y contarles con extrema confianza y determinación que “el miedo es lo que los va a desarmar más que nada en la vida”.

En CasaPiedra, Chile tuvo el turno escuchar las palabras de este orador motivacional de oficio (se graduó en Contabilidad y Planificación Financiera), que anualmente realiza cerca de mil 200 charlas al año en todo el mundo, para predicar que Dios, el amor y la valentía son las herramientas suficientes para ser feliz.

Nació sin brazos ni piernas, y aunque en su casa el amor sobraba para él, al llegar al colegio las cosas eran diferentes. “Empezaba a escuchar: ‘Nick, eres feo. Nick, nunca tendrás amigos’. Y mi cabeza empezó a pensar: Nick, ríndete, no hay esperanza. Nick, nunca vas a tener una buena vida, nunca vas a tener un buen trabajo. Quién va a querer contratarte (...) Nunca te vas a casar. Y aunque te cases, Nick, jamás podrás darle la mano a tu esposa”.

“Todo ser humano quiere escuchar dos cosas. Uno, que lo aman y dos, que todo va a estar bien. Pero cuando la gente me decía ‘Nick, todo va a estar bien’, yo decía: ‘Sí, todo está bien’ (en tono burlón). Ellos no entendían y yo no conocía a nadie más como yo. Si alguien sin piernas y sin brazos me hubiera dicho ‘Nick, tengo 10 años más que tú. Yo también nací sin piernas ni brazos, pero hay esperanza. Aguanta, cree en Dios y él te va a cuidar’. Eso me hubiera dado esperanza. Pero nunca sucedió ese milagro”. Entre los 8 y 10 años la idea del suicidio llegó a materializarse fallidamente.

El amor a su familia y el comenzar a superarse día a día, aprendiendo a escribir, a nadar, a contestar el teléfono y hasta a jugar fútbol, le dieron el empuje y la alegría de ver cómo sus logros significaban un ejemplo para quienes lo rodeaban. Al conocer la experiencia de un joven que sufría una enfermedad que apenas le permitía mover su cabeza y que aún así creó un sitio web para aquellos que están postrados en sus camas, se convenció de que algo debía hacer. Sería orador y llevaría su empuje al resto. “Si no tienes un milagro en tu vida, puedes ser el milagro para alguien más”, dijo el australiano, para explicar su motivación y su cambio de pensamiento, desde pedirle explicaciones a Dios hasta agradecer el estar vivo.

Hoy dirige su fundación Life without Limbs (Vida sin extremidades), además de su programa de charlas “Attitude is altitude” (Actitud es la altitud), siempre dirigido todo a que las personas logren cambiar su mentalidad de no ver un obstáculo como un fracaso, como un error, sino como una oportunidad. “Siempre es muy temprano para rendirse”, afirmó Vujicic.

“El dolor es el dolor. Y yo no pretendo saber cuál es el de ustedes. Creo que ser parte de un hogar roto es peor que no tener piernas ni brazos. Sé que darían sus brazos para tener a su padre de vuelta en sus vidas. Pero el miedo los va a desarmar más que cualquier cosa en la vida, el miedo de seguir adelante, el miedo de intentar algo nuevo”, comentó.

“¿Por qué son tan duros consigo mismos?”, preguntó el joven a la audiencia. “Simplemente créanle a sus madres cuando digan que son hermosos”, dijo, antes de explicar que la riqueza consiste en conocer el propio valor, propósito en la vida y destino.

“El dinero no los hará felices, damas y caballeros. Si son empresarios y comienzan un negocio, láncense, está bien. Pero sepan que al llegar ahí, si no son felices hoy, tampoco lo serán mañana”, sentenció.

Fuente: Emol.com